4.9.10

Algo sobre el "ego"

La situación habitual en la que nos encontramos es la de estar "encarcelados" en el laberinto de nuestras propias estructuras del "ego".

La mayoría de nosotros vivimos dentro de unos estrechos márgenes formados por lo que consideramos que somos nosotros mismos y lo que consideramos que es el mundo que nos rodea. El espacio entre tales límites es, apenas, una pequeña parte de lo que realmente tenemos a nuestra disposición. Vivimos con una serie de patrones comportamentales y sentimientos concretos, lo que supone que unas pocas situaciones de nuestra vida se repiten una y otra vez, dando a nuestra experiencia interior un cierto sentido de identidad.

Bajo estos patrones repetitivos, encontramos convicciones fijas sobre lo que somos y sobre cómo es el mundo en el que habitamos. Estas creencias se formaron durante los primeros años de nuestra vida a medida que nuestra identidad se desarrolló en respuesta a nuestros encuentros con el entorno en combinación con nuestras predisposiciones innatas. Y así se formaron nuestros patrones de pensamiento y nuestras reacciones emocionales "típicos", lo que nos proporciona una experiencia interior de nosotros mismos consistente. El mundo que todos nosotros habitamos, tanto el exterior como el interior, es en gran medida un producto de nuestro pasado.

Las trampas externas con las que solemos encontrarnos tal vez sean más sofisticadas y corrientes que las de la temprana infancia, pero el núcleo interior de lo que consideramos ser contiene asombrosos trazos de nosotros mismos cuando teníamos dos o tres años. Y, aunque el elenco de personas con las que nos encontramos en nuestras vidas puede variar, el modo de relacionarnos e interactuar con ellos y nuestra manera de sentirnos con ellos permanece más o menos constante y posee un claro sabor de familiaridad.

Lo cierto es que nos cuesta ver las barras y los muros constriñéndonos, pero es inevitable darse cuenta -a poco que uno pare a pensar sobre sí mismo- de que estamos realmente en la "cárcel" de la realidad holográfica mediante la que filtramos el mundo que nos rodea y las experiencias reales de nosotros mismos.

Algo de eso es, para empezar, lo que podemos entender como "ego".

No hay comentarios:

Deja tu comentario: