23.9.10

Instintos

Hemos hablado hasta ahora de nuestra esencia y de cómo la modificamos con las vivencias y los aprendizajes para convertirla en un «ego», más o menos atrincherado tras las capas de cebolla que nos hacen llorar al retirarlas. También veíamos ayer cómo nuestro fondo emocional virtuoso y estable acaba convirtiéndose en toda una suerte de emociones, pasiones y sentimientos que aparecen de un modo reactivo y compulsivo, con trazas de angustia y enfado. Pues bien, nos queda presentar la parte más primordial del ser humano que no son más que los instintos.

En lo que aquí nos interesa, podríamos decir que existen tres grandes fuerzas instintivas: la de conservación, la social y la sexual. Cada uno de nosotros tenemos, como no podía ser de otra manera, una cierta tendencia a vivir más desde una de esas fuerzas. El instinto de conservación hace referencia a la preocupación por la seguridad y la supervivencia individual; el instinto social se refiere a la preocupación por el estatus social, por la amistad y por la pertenencia a grupos sociales; y el instinto sexual se refiere a la preocupación por las relaciones íntimas. Cada persona vive más centrada en una de estas fuerzas instintivas; esto no significa que no nos muevan las tres fuerzas a las que me he referido, sino que estamos instalados en nuestra vida más preocupados por una de ellas.

Pues bien, comenzamos a poder dibujar con cierta claridad las líneas que nos describen y que nos permiten conocernos: de una parte, la esencia personal que se expresa en forma de ego; de otra, nuestro fondo emocional que se expresa en forma de reacciones emocionales compulsivas; y, por último, las grandes fuerzas instintivas que nos mueven y que se expresan en nuestra vida con una mayor preocupación por una de ellas.

Ya tenemos las bases para acercarnos a nuestra realidad personal. Cuanto más trabajemos mediante la identificación con la personalidad como un todo, más funcionaremos de un modo objetivo en dichas áreas de la vida, respondiendo a la realidad actual en lugar de a nuestro pasado: vivir aquí y ahora y contigo.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: