17.10.11

Abrazo intencionado

Simplemente se levantó y me abrazó. No medió palabra. Ni gesto previo. Apenas se había levantado y abrió sus brazos, rodeo mi cuerpo y apoyó su cara en mi hombro. El Universo enteró pareció detenerse. Nada importaba más que ese abrazo. Con torpeza levanté mis brazos y rodeé su cuerpo frágil y enfermo. Últimamente había sufrido dolor y ni se había quejado. Me fui emocionando conforme pasaban los segundos, que me parecieron horas. Mantenía su deseo de apretarme y mi corazón se llenó de felicidad. No lograba entender lo que me estaba pasando. Probablemente fue el mejor momento de sus recuerdos más recientes. Y sin embargo, no pude de parar de pensar: “¿Qué le pasará? Seguro que se encuentra peor”.

La mayor parte de nuestro tiempo vivimos sumidos en reflexiones, pensando en la vida más que experimentándola. Pero creo que nuestro mayor problema no es el perdernos la riqueza del momento presente. Eso sería simplemente dejar pasar un tren que nos interesaba. La cuestión es que los pensamientos, más a menudo de lo que desearíamos, nos ponen tristes. Podría decirse que en nuestro intento por asegurarnos el sentirnos bien, pensamos en todos los desarrollos posibles conducentes a hacernos sentir mal. Y este ejercicio, si bien en algunas ocasiones nos puede ayudar, casi siempre genera un sufrimiento innecesario, pues todo pensamiento negativo anticipado va asociado a un mínimo de tensión o de sensación dolorosa. Las personas controlamos en gran parte nuestros destinos creyendo y actuando según los valores y las creencias que tenemos. Poseemos millares de ideas irracionales y filosofías propias que inventamos de manera creativa, que mantenemos dogmáticamente y que acaban perturbándonos. Muchas de esas ideas pueden identificarse y modificarse o eliminarse. Valdría la pena, para continuar con el ejercicio que se propuso ayer, que dediquemos un momento a revisar los pensamientos que han pasado por nuestra mente en el día de hoy. Tratemos de anotar todos los desagradables -las preocupaciones- que han surgido hasta ahora.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: