28.10.11

Aceptación

Aunque en otro lugar hablaremos del miedo, sirva este texto como introducción para nuestro trabajo de hoy:


"[...] El miedo es natural. Es parte de nuestra condición humana. Lo que hacemos con él es lo que nos ayuda a crecer... El verdadero guerrero siente el miedo, pero lo domina, templa su mente y acalla las pulsaciones de su corazón. Entonces sabe que está preparado. No huye del miedo, lo utiliza para estar más centrado, más consciente de lo que le rodea [...]" (A. Andrés Almada, Los cerezos en diciembre, 2011).


El conocimiento del modo de funcionar de nuestro pensamiento y la práctica de dirigir nuestra atención a lo que estamos realizando en un momento determinado resultan muy eficaces frente a algunas dificultades psicológicas corrientes de hoy en día. Supone prestar atención a lo que está ocurriendo, acordándonos de ser conscientes y seguir prestando atención cuando algo nos despista. Y, además, también supone cultivar una actitud de aceptación hacia nuestra experiencia puesto que, como ya se ha expresado en otras entradas de este espacio, la vida es cambio y oscilación entre lo agradable y lo desagradable. La aceptación nos permite, por ejemplo, decir sí a los aspectos de nuestra personalidad que queremos eliminar u ocultar, pero que están ahí, nos guste o no. Sólo desde la aceptación podremos manejarlos. Y esta actitud es fundamental para comportarse eficazmente frente al miedo, la preocupación, la tristeza, la depresión, el dolor físico, las adicciones, las dificultades de relación... Realmente, todos estos problemas se perpetúan por nuestra negativa a aceptar un determinado pensamiento, sentimiento u otra experiencia interna. Y, finalmente, es la aceptación la que nos permite asumir tanto la vida en perpetuo cambio como la inevitable realidad de nuestra existencia temporal. Considero que esta actitud puede ayudarnos a profundizar en nuestra existencia, a anclarnos en el aquí y el ahora, para aprender a evaluar la verdadera importancia de un suceso que nos resulta desagradable y para aprender a disfrutar de un suceso que nos resulta agradable.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: