12.12.11

Manifiesto

«Es posible que exista un miedo natural y sano, pero hay una forma de temor que rechazo y al que me resisto a obedecer. Es aquel que me empuja a actuar contra mis sentimientos o incluso antes de saber lo que siento. Es el miedo a contrariar a las gentes, a no hacer lo que esperan de mí. Cuando actúo movido por ese temor me siento pequeño, débil y sin personalidad. Quiero tener en cuenta lo que esperan de mí, pero no deseo ser tiranizado. Cuando deliberadamente los contrarío demuestro que todavía me controlan. Mi aspiración es que mis actos reflejen amor y respeto por mí mismo».


(Texto de Hugh Prather, Palabras a mí mismo, Edt. RBA, 2005).



(Pintura de José María Galiano, http://pintorgaliano.com)


No hay comentarios:

Deja tu comentario: