10.5.12

«Gambito» en el caos

Decíamos que «ser humano» es cambio, puro dinamismo al servicio de la vida en constante desarrollo. En unos momentos de nuestra biografía, el desarrollo se acompasa a un ritmo lento y parsimonioso. En otras ocasiones se nos exigen «rápidos movimientos de ataque o defensa» para los que no solemos estar del todo preparados: más bien esta exigencia nos suele pillar desprevenidos y lo normal es que nos acabemos mostrando más rígidos o que nos desorganizacemos en la dirección de un caos aparentemente mayor. Y es que todos tendemos a impedir el movimiento -ese dinamismo al que me refería al principio- y «nos enrocamos hacia la torre más cercana»; pero si la presión persiste, entonces vamos permitiendo pequeñas modificaciones, que no son más que intentos de reorganizarse. Conviene darse cuenta -a poco que nos fijemos en lo que ha sido nuestra propia vida- de que, sólo en raras ocasiones, este cambio del viejo paradigma de vida al nuevo es fácil o indoloro. Resulta obvio pensar que cuando algo de nuestra vida deja de tener sentido, sufrimos por la pérdida y por la necesidad de encontrar «una vida nueva». Cada uno de nosotros tenemos que encontrar el camino propio y rebuscar lo útil de entre los retales de las experiencias del pasado y del presente para afrontar las soluciones que nos permitan vivir más plenamente. Al fin y al cabo, a cada uno de nosotros se nos puede ver haciendo o sintiendo lo que es «natural y lógico» para nosotros. Y ello sin eludir la responsabilidad de nuestras acciones, responsabilidad que se expresa, fundamentalmente, en la actitud frente a lo que está por venir. Cada vida humana, con su misterio y su complejidad propias, merece un compromiso esperanzado en su desarrollo de manera que aprendamos a ver las limitaciones dolorosas de algunas creencias personales; merece también confianza en las ganancias y en las pérdidas de significado cuando la vida se mueve y un cierto grado de fe en el caos que acompaña los transitos normales. A veces conviene sacrificar un peón para quedarnos en una posición ventajosa.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: