24.9.12

Con-fusión

El conflicto del ser humano del que venimos hablando desde hace unos días supone, de una parte, la lucha personal por llegar a ser individuos y, de otra parte, el sentimiento de mayor aislamiento interno al que nos vemos abocados cada vez que damos un paso hacia la consciencia personal. Más allá de lo dicho hasta ahora, debo decir que la manera más frecuente de afrontar este conflicto es la negación: este mecanismo de defensa supone alejarnos del miedo a la soledad por la negación de lo desagradable de la experiencia, a través del sentido de la pertenencia a algo superior al individuo como es la pareja, el matrimonio, la familia o un cualquier otro grupo. Quienes así se comportan son personas que tienden a vivir por y para los demás, escondiendo sus propias necesidades, averiguando lo que los demás desean y haciendo suyos esos deseos. Por encima de todo, tratan de evitar las ofensas. Eligen la seguridad de la fusión por encima de la individuación, lo que hace más fácil la aceptación por parte de los demás. La dificultad viene cuando quieren expresar algo que va contra el grupo en el que se han fundido. No deja de ser un modo de escapar de la angustia renunciando a la individuación y buscando consuelo en el exterior. Es cierto que la fusión borra el aislamiento de una manera radical, eliminando la conciencia de yo y eso puede ser enormemente reconfortante, por ejemplo, como sucede entre los enamorados. Uno puede también desprenderse del sentido del aislamiento del yo fundiéndose no con otro individuo, sino con un grupo, una causa, un país o un proyecto. La experiencia de la fusión con un grupo es sumamente conmovedora. El ser como todos los demás lo salva a uno de aislamiento de la individualidad. El "yo", por supuerto, se pierde, pero tambuén desaparece el miedo a la soledad. Lo que sucede es que el mecanismo de solucionar el aislamiento conformándose y fundiéndose, suele derrumbarse cuando se plantean las preguntas: ¿Yo qué quiero?, ¿Qué siento? ¿Cuál es mi meta en la vida? ¿Qué es lo que deseo expresar y realizar? En la lucha entre la expresión de uno mismo y la "seguridad a través de la fusión", el yo puede ser el que se sacrifique con tal de evitar el aislamiento y porque la seducción del grupo es realmente poderosa.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: