1.12.12

Hipnosis

Resulta difícil asir con fuerza todo cuanto la mente se empeña en traernos al pensamiento;  apenas nos hemos emocionado ante una idea salvadora -ansiolítica cuando menos- otra se abre camino a empujones y nos sumerge de nuevo en lo cotidiano. Tampoco resulta fácil expresar con palabras lo que sentimos ante la persona a quien van dirigidos aquellos sentimientos; justo cuando nos plantamos ante su rostro para expresárselos, otras emociones más fuertes y habituales nos bloquean para que la identidad personal quede intacta. Algo de esto es lo que me ha sucedido en esta fría tarde de sábado, tras un paseo en bicicleta que me ha dejado aterido.


Un pequeño libro me ha llamado la atención desde la estantería. Es uno de esos libros en los que cada oración está preñada de múltiples significados: unos, los que el autor pretendía transmitir; otros, los que el lector, desde su propia trayectoria de experiencias vitales, descubre en su propio interior por la lectura. Confieso que es un libro que ya he leído hace unos pocos meses, no muchos. Pero algo me ha llevado de nuevo a él: tal vez haya sido el recuerdo de la emociones suscitadas, como por ejemplo el enfado que provocaba en mí cada dos por tres; o, tal vez haya sido la magia aparente de la asociación de ideas a propósito de lo que en estos últimos días he vivido.


Al abrirlo he ido directamente a la primera página. Y, como no podía ser de otra manera, las tres primeras palabras me han llevado en volandas por imágenes y pensamientos emocionantes, aderezados de las alegrías y las tristezas de mi propia vida. Sobre todo he sido consciente por enésima vez de uno de los rasgos más propios de mi personalidad defensiva y he sentido dolor.  Y lo he usado -toda emoción negativa no es más que el aviso de que algo hay que cambiar en nuestra vida- como excusa para volver sobre estos papeles. Comienza así el texto: "Me tienes hipnotizada..." (Marugán N. (2012). Carta a Hedda y algunos cuentos. Edt. Odisea. Valladolid). Ya iremos comentando.

No hay comentarios:

Deja tu comentario: